Las empresas se gestionan. Las personas se lideran.

Gestión: Acción y efecto de gestionar. Solicitud o diligencia que se hace para conseguir alguna cosa. Del lat. gestío, de gero, llevar consigo; del gr. keírixoo, administrar.

Gestionar: Solicitar o hacer las diligencias para conseguir lo que se desea.

Líder: Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientadora. Del ingl. leader, guía.

Liderar: Dirigir o estar a la cabeza de un grupo.

Estoy leyendo un artículo de Aaron Hurst en LinkedIn. Se titula “I Am Not a Human Resource – I Am a Human Being”, y me ha hecho pensar en el uso que hacemos de las palabras, el significado que les damos y cómo nos habituamos rápidamente al nuevo concepto o interpretación. Como el autor nos dice en su artículo, “¿Usted que desearía para sus hijos en el futuro, que sean seres humanos o que sean recursos o capital humano?”

Esto me lleva al concepto “gestión de personas”. Soy el primero que caigo constantemente en el error. La palabra “gestionar” aplicada a las personas no acaba de sonarme bien, me chirría. En cierto modo, la misma palabra despersonaliza a la persona, le quita valor. Dentro de las empresas, decimos que gestionamos personas, como decimos que gestionamos el presupuesto trimestral. Involuntariamente, quizás de manera inconsciente, igualamos a las personas con el resto de recursos dentro de la organización. Y esto no es así, o no debería serlo. Como también dice el autor de este artículo “Las organizaciones existen para servir a las necesidades de las personas…”

Dentro de una organización tendremos que gestionar muchos recursos y situaciones, pero a las personas que participan dentro de ella, habremos de guiarlas, inspirarlas, dirigirlas, orientarlas, en definitiva, liderarlas.

Las personas dentro de las organizaciones son el mayor activo que existe. Es igual que hablemos de trabajadores, proveedores o clientes. Sin personas la empresa no existiría. Cuidemos entonces, a la hora de dirigirnos a ellas, que palabras usamos. El buen liderazgo comienza en nuestra comunicación y como nos expresamos.

Recordemos: las organizaciones se gestionan, pero las personas se lideran.

 

 

Alfonso Pérez Azcárate / www.apazcarate.com / info@apazcarate.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.