Pensar antes de hablar, ¿realmente lo hacemos?

Pensar antes de hablar

“No es necesario decir todo lo que se piensa, lo que si es necesario es pensar todo lo que se dice” (Quino)

Hay una canción de Sabina que dice “Por decir lo que pienso sin pensar lo que digo más de un beso me dieron y más de un bofetón”. Se supone que lo de pensar antes de hablar es algo obvio, pero ¿cuántos de nosotros realmente realizamos un proceso de pensamiento consciente antes de hablar?

Cuando decimos algo, lo que decimos ¿es realmente lo que queríamos decir? Lo que interpretan, ¿es lo que quiero que interpreten? ¿Es realmente lo que he dicho?

Transmitir un mensaje ya sea hablado o escrito es un proceso más complejo de lo que parece. Una de las razones de esta complejidad es que sobre una parte del proceso no tenemos ningún control. Errores de interpretación se dan todos los días. En algunas ocasiones las consecuencias no tendrán mayor importancia. En otras puede ser la causa de un conflicto.

¿Cómo podemos hacer para evitar malentendidos?

  • Piensa lo que vas a decir: Parece algo tonto, pero es fundamental que antes de decir algo pienses exactamente lo que quieres decir y lo que quieres que se interprete. Piensa la idea que quieres transmitir. Cuanto más simple y clara, mejor.
  • Piensa cómo lo vas a decir: Piensa a quién se lo estás diciendo. Elige las palabra adecuadas. ¿Vas a decírselo en persona? ¿Por escrito? ¿Es algo urgente? ¿Es algo privado?
  • Piensa dónde se lo vas a decir: ¿En una reunión? ¿En la oficina? ¿Durante un descanso? ¿Estaréis solos?

Parece algo complejo, pero como todo es cuestión de un poco de entrenamiento y hábito.

 

 

Alfonso Pérez Azcárate / www.apazcarate.com / info@apazcarate.com

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.